martes, noviembre 06, 2012

Cuba. Alejandro Castro Espín, hijo del tirano Raúl Castro, : construyendo el clan familiar



Alejandro Castro: construyendo el clan familiar


**************
Lo que nos ofrece Alejandro Castro es la misma retórica gastada y defensiva de una clase política monocorde y poco imaginativa
*************

Por Haroldo Dilla Alfonso
Santo Domingo
05/11/2012

La semana pasada Alejandro Castro Espín, único hijo varón del General/Presidente y coordinador de sus servicios de inteligencia y contrainteligencia, fue noticia. No lo es con frecuencia. Al menos no con la frecuencia de su hermana Mariela, quien entre marchas gays, inocencias políticas y sonrisas fáciles, siempre tiene la prensa a su favor.

Alejandro es más discreto. Pero tan o más relevante que su fotogénica hermana. En realidad todos son relevantes, yerno López Callejas incluido, pues ellos conforman lo que será en el futuro un poder fáctico: el clan familiar Castro. Un fenómeno sociológico que hubiera sido impensable con Fidel Castro, quien nunca tuvo sentido de lo que es una familia, pero si con su hermano Raúl, quien tiene fama de hombre apegado a su descendencia, que adora hijos y nietos, y de paso los emplea.

El clan Castro es un dato de la política cubana y lo va a seguir siendo. Si se consigue una transición hacia la democracia, ellos serán un componente del sistema político, posiblemente afincado en algún partido nacionalista de derecha y con una buena base económica. Si no se consigue la transición, seguirán siendo crudamente el poder.

Y obviamente la descendencia ha aprovechado esta suerte de haber nacido en cunas verde oliva.

Mientras Mariela se proyecta como la relacionista pública del clan y López Callejas saca cuentas, Alejandro prepara su futuro tratando de pulir una faceta de intelectual mediante algunos artículos y promoviendo un libro cuyo título siempre me recuerda la saga interminable de la Guerra de las Galaxias: El Imperio del Terror. Ahora, con fuertes apoyos —sea de la embajada o de algunos nostálgicos—, ha presentado en Moscú su libro traducido al ruso y ha dado una conferencia de prensa, tras lo cual, dícese, se reunió con un selecto grupo de empresarios moscovitas deseosos de invertir en la otrora Isla de la Libertad.

(Coronel Alejandro Castro Espín)

Leí algunos pedazos del libro hace un par de años, cuando me lo enseñó un buen amigo dominicano de los que aún cultivan el mito revolucionario, y me pareció algo con tanta densidad intelectual como una película de Chuck Norris. Y por eso no me sentí nunca motivado a leerlo. Y confieso que si hubiera estado tentado a hacerlo, después de oír la entrevista concedida por el heredero a un periodista en Moscú, hubiera desistido en el acto.

No se trata de que Alejandro Castro (AC) diga cosas diferentes a las que yo pienso. Es lógico que así sea pues estamos en dos antípodas políticas: él en el poder manejando la cosa pública, y yo desterrado escribiendo artículos en CUBAENCUENTRO. El problema es que lo que nos ofrece AC en su presentación es la misma retórica gastada y defensiva de una clase política monocorde y poco imaginativa, aderezada con algunos disparates compatibles con esa intención castrista de colocar al mundo contemporáneo en la coctelera binaria.

Me sorprende, por ejemplo, que una persona que supuestamente debe mostrar al mundo la renovación post-fidelista, siga arrastrando la cantaleta de que nada ha cambiado en los últimos 50 años, pues todo es —y aquí resalto una palabra que repite hasta el cansancio— “esencialmente” lo mismo. Es decir que para este supuesto investigador social cubano (tal y como lo presentó la amistosa revista rusa) Kennedy y Carter son lo mismo que Reagan y los Bush, de igual manera que “esencialmente” los activistas del Tea Party son lo mismo que los liberales novoingleses. O que Obama es lo mismo que Romney. Todo lo cual no permite explicarme por qué Clinton no bombardeó La Habana en marzo de 1996, lo que con seguridad hubiera hecho el disléxico que le sucedió en la Casa Blanca.

No menos asombroso es que, con el desenfado que solo se permite la ignorancia y tolera un periodista obligado a no hacerle daño, según AC las revueltas populares en Libia estuvieron ligadas a las políticas del FMI y el BM, que terminaron desestabilizando a un gobierno legítimo y democrático. Pues hay democracia —dice más seguro de sí que Rambo machacando vietnamitas— cuando se cumplen las normas que los pueblos aceptan, de lo cual, supongo, el gobierno de Khadafi, con su libro verde y sus amazonas guerreras, fue un ejemplo durante muchos años. Como el cubano en el último medio siglo.

Ningún lector se sorprenderá —y algunos iluminados me llenarán de feos epítetos— cuando afirmo que soy absolutamente antiembargo/bloqueo, que estoy en contra de cualquier intento de Estados Unidos para actuar como actor interno de la política cubana y que me ofuscan los jingoísmos baratos de las facciones fundamentalistas de los emigrados.

Pero creo que nadie se sorprenderá cuando digo que es inaceptable que el Gobierno cubano siga justificando sus acciones contra la población cubana alegando motivaciones antiimperialistas y patrióticas.

En nombre de ese antiimperialismo, se ha desterrado a dos millones de personas, y a expensas de la misma invocación se ha reprimido y fusilado. Los cubanos no pueden expresar libremente sus opiniones por el mismo pretexto, ni organizarse políticamente, ni ejercer autonomía social alguna más allá de breves espacios íntimos. La pena de muerte sigue en pie porque somos un bastión soberano. Y ahora resulta que nuestros profesionales no podrán viajar libremente porque el imperialismo practica el robo de cerebros. Y varios miles de cubanos murieron en África —y varios miles de padres perdieron sus hijos, de mujeres quedaron viudas y niños quedaron huérfanos— porque nos convertimos en punta de lanza contra el imperialismo librando guerras en beneficio de élites corruptas y despiadadas.

Como Dios —en aquella escena inolvidable que nos regaló Saramago sobre el mar de Galilea— los dirigentes cubanos no pueden vivir sin su diablo, es decir sin el bloqueo, sin las injerencias, sin los exiliados maximalistas y sin cuanto incidente bilateral pueda ser convertido en argumento para justificar la represión y la incapacidad.

Y eso lo sabe perfectamente Alejandro Castro. Y por eso todo su discurso es el mismo que busca justificar la aplicación a la política interna cubana de un criterio de fortaleza sitiada, en que cada disidente es un traidor.

Y que sigue sirviendo de leitmotiv no solo para represión y la coacción social que sufre la sociedad cubana, sino también para los apoyos desconsiderados y anticubanos de una parte de los círculos liberales y de izquierda a nivel internacional.

© cubaencuentro.com

**********
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Anónimo dijo...
Concuerdo con usted en casi todo lo espresado y soy de la opinion que para que exista una trascicion en cuba los lideres deben separarse politicamente de todo lo que recuerde a estados unidos y los exiliados ultraderechistas de miami , en la Cuba de hoy que recien despierta y que va perdiendo el miedo a hablar a espresar sus ideas y que sobre todo va a aprendiendo a pensar por si mismo ,no creo que lideres que se mantengan financiados y bajo la tutela del Gobirno de estados unidos podran tener arraidgo y arrastre socila nesesario para agulutinar masas trabajadore estudiantes intelectuales , y digo esto no porque sea acerrimo antiyanqui ni mucho menos sino porque hay que reconocer que los EUA en su apoyo a los exiliados ultraderechistas de miami han cometido actos de torpesa politica y han cometido actos criticables y sensurables y ejemplos los tenemos claros el avioon de barbados, atentados, asecinatos ,bloqueo que al que mas afecta es al pueblo no a sus gobernantes , estos actos y el mantenido discurso y condicionamiento de todos estos años en que todas nuestras carencias y vicicitudes son culpa del imperialismo jamas respaldaran ni encontaran sinceros a lideres que mantengan esta linea .
7:34 p.m.
Suprimir
Blogger PPAC dijo...
Señor Anónimo que quizás viva en un país libre y democrático pero que todavía no se ha deshecho de la mentirosa propaganda Castrista.

No existe Bloqueo norteamericano, existe embargo.El bloqueo que existe es el de la tiranía que no deja que el cubano prospere, porque se independiza del control político.

No se le puede llamar bloqueo de EE.UU. a Cuba, si el 80% de los alimentos que consumen los cubanos en Cuba proceden de EE.UU. pese a Cuba ser un país con un clima excepcional y una tierra muy fértil que antes de la Revolución admitía hasta tres cosechas al año y que EE.UU. es el país que más ayuda humanitaria envía hacia Cuba; ayuda huanitaria que en gran parte es comercializada por la dictadura totalitaria vendiéndosela al pueblo cubano sin decir de dónde procede. Un ejemplo: según el comunista Oscar Pino Santos en su libro La Penetración del Imperialismo Norteamericano en la Economía Cubana, escrito en 1957, el 99% de la leche y de los productos lácteos que consumían los cubanos eran producidos en Cuba ¿ Por qué en Cuba desde hace varias décadas después de la Revolución Castrista le quitan el derecho de comprar un litro de leche diario a los niños mayores de 7 años ? . Le digo que a una familia campesina cubana de Pinar del Río, que vive cerca de los guayabales de la fábrica La Conchita de conservas, el Estado le incautó a mediado de los años 90s, sin pagarle, más de 30 reses porque a varias personas nos vendían leche para nuestros hijos menores. Bertoldo, que así se llamaba el campesino tenía más de 90 años cuando el Estado Castrista le robó sus reses. ¿ Por qué en Cuba no hay abundantes frutas tropicales, frijoles, viandas, carne de res y de puerco, pescado, etc, si en Cuba antes del 1 de enero de 1959 los había en abundancia según se lee en las tablas que hay en el antes mencionado libro ?. le hago la observación de que Cuba es una isla rodeada de mar y hasta la sal escasea en el país. Por cierto, no busque a Oscar Pino Santos en Miami o en Madrid, Oscar Pino Santos murió en Cuba en el 2005 y hasta sus últimos días trabajó en el Consejo de Estado

Cuba hace décadas que despertó, pero se hace la dormida porque si el Castrismo sabe que despertó, eso sería muy peligroso para ella. Los EE.UU. han sido verdaderamente un pueblo solidario con los cubanos desde siempre; la propaganda y el adoctrinamiento Castrista omite, tergiversa y falsea esas relaciones. La Oficina de Intereses de Cuba en Washington tiene relaciones más estrechas con extremistas estadounidense que la SINA en La Habana. Lo que frena a una parte del pueblo cubano a no integrarse a la oposición pacífica cubana es el MIEDO bien fundado; le expongo dos ejemplos: Oswaldo Payá Sardiñas y Manuel Cuesta Morúa no han tenido tutelaje ni relaciones estrechas con el gobierno norteamericano y sin embargo, sus movimientos no arrastran a las masas porque las masas tienen MIEDO de ser fuertemente reprimidas por la tiranía totalitaria y porque .las masas de casi todos los pueblos, para  no ser absoluto, se unen al vencedor cuando termina la lucha y si el vencido ya no es un peligro; en Cuba eso ocurrió en 1898 y en 1959. Por cierto, los grupos opositores cubanos tienen en total más individuos que toda la oposición activa que hubo  en la lucha contra Batista.

Usted no escribió sobre la masacre del remolcador 13 de Marzo, el 13 de julio de 1994, por fuerzas paramilitares Castristas donde murieron 37 personas pacíficas, incluyendo mujeres y niños: hecho que no fue llevado a juicio porque decenas de sobrevivientes negaban de que fue un accidente. Usted escribe sobre el avión siniestrado en Barbados, el 6 de octubre de 1976 ( hecho que fue a juicio en más de una ocasión en Venezuela sin encontrar culpables a Luis Posada Carriles y a Orlando Bosh),  repitiendo la propaganda Castrista. Yo lo animo a que lea un post de Baracutey Cubano para que vea, oiga y lea otra versión diametralmente opuesta de los hechos, no sin antes decirle estas palabras de Humberto Messori: ¨ Pero la búsqueda de una verdad escondida y borrada bien vale el trauma de la lectura ¨.
La URL de ese post es

http://baracuteycubano.blogspot.com/2011/01/entrevista-en-1982-ricardo-mono-morales.html

2 Comments:

At 7:34 p. m., Anonymous Anónimo said...

Concuerdo con usted en casi todo lo espresado y soy de la opinion que para que exista una trascicion en cuba los lideres deben separarse politicamente de todo lo que recuerde a estados unidos y los exiliados ultraderechistas de miami , en la Cuba de hoy que recien despierta y que va perdiendo el miedo a hablar a espresar sus ideas y que sobre todo va a aprendiendo a pensar por si mismo ,no creo que lideres que se mantengan financiados y bajo la tutela del Gobirno de estados unidos podran tener arraidgo y arrastre socila nesesario para agulutinar masas trabajadore estudiantes intelectuales , y digo esto no porque sea acerrimo antiyanqui ni mucho menos sino porque hay que reconocer que los EUA en su apoyo a los exiliados ultraderechistas de miami han cometido actos de torpesa politica y han cometido actos criticables y sensurables y ejemplos los tenemos claros el avioon de barbados, atentados, asecinatos ,bloqueo que al que mas afecta es al pueblo no a sus gobernantes , estos actos y el mantenido discurso y condicionamiento de todos estos años en que todas nuestras carencias y vicicitudes son culpa del imperialismo jamas respaldaran ni encontaran sinceros a lideres que mantengan esta linea .

 
At 10:06 p. m., Blogger PPAC said...

Señor Anónimo que quizás viva en un país libre y democrático pero que todavía no se ha deshecho de la mentirosa propaganda Castrista.

No existe Bloqueo norteamericano, existe embargo.El bloqueo que existe es el de la tiranía que no deja que el cubano prospere, porque se independiza del control político.

No se le puede llamar bloqueo de EE.UU. a Cuba, si el 80% de los alimentos que consumen los cubanos en Cuba proceden de EE.UU. pese a Cuba ser un país con un clima excepcional y una tierra muy fértil que antes de la Revolución admitía hasta tres cosechas al año y que EE.UU. es el país que más ayuda humanitaria envía hacia Cuba; ayuda huanitaria que en gran parte es comercializada por la dictadura totalitaria vendiéndosela al pueblo cubano sin decir de dónde procede. Un ejemplo: según el comunista Oscar Pino Santos en su libro La Penetración del Imperialismo Norteamericano en la Economía Cubana, escrito en 1957, el 99% de la leche y de los productos lácteos que consumían los cubanos eran producidos en Cuba ¿ Por qué en Cuba desde hace varias décadas después de la Revolución Castrista le quitan el derecho de comprar un litro de leche diario a los niños mayores de 7 años ? . Le digo que a una familia campesina cubana de Pinar del Río, que viven cerca de los guayabales de la fábrica La Conchita de conservas, el Estado le incautó a mediado de los años 90s, sin pagarle, más de 30 reses porque a varias personas nos vendían leche para nuestros hijos menores. Bertoldo, que así se llamaba el campesino tenía más de 90 años cuando el Estado Castrista le robó sus reses. ¿ Por qué en Cuba no hay abundantes frutas tropicales, frijoles, viandas, carne de res y de puerco, pescado, etc, si en Cuba antes del 1 de enero de 1959 los había en abundancia según se lee en las tablas que hay en el antes mencionado libro ?. le hago la observación de que Cuba es una isla rodeada de mar y hasta la sal escasea en el país. Por cierto, no busque a Oscar Pino Santos en Miami o en Madrid, Oscar Pino Santos murió en Cuba en el 2005 y hasta sus últimos días trabajó en el Consejo de Estado

Cuba hace décadas que despertó, pero se hace la dormida porque si el Castrismo sabe que despertó, eso sería muy peligroso para ella. Los EE.UU. han sido verdaderamente un pueblo solidario con los cubanos desde siempre; la propaganda y el adoctrinamiento Castrista omite, tergiversa y falsea esas relaciones. La Oficina de Intereses de Cuba en Washington tiene relaciones más estrechas con extremistas estadounidense que la SINA en La Habana. Lo que frena a una parte del pueblo cubano a no integrarse a la oposición pacífica cubana es el MIEDO; le expongo dos ejemplos: Oswaldo Payá Sardiñas y Manuel Cuesta Morúa no han tenido tutelaje ni relaciones estrechas con el gobierno norteamericano y sin embargo, sus movimientos no arrastran a las masas porque las masas tienen MIEDO.Las masas de casi todos los pueblos, por no ser absoluto, se unen al vencedor cuando termina la lucha y el vencido ya no es un peligro; en Cuba eso ocurrió en 1898 y en 1959. Por cierto, los grupos opositores cubanos tienen en total más individuos que toda la oposición activa en la lucha contra Batista.

Usted no escribió sobre la masacre del remolcador 13 de Marzo, el 13 de julio de 1994, por fuerzas paramilitares Castristas donde murieron 37 personas pacíficas, incluyendo mujeres y niños: hecho que no fue llevado a juicio porque decenas de sobrevivientes negaban de que fue un accidente. Usted escribe sobre el avión siniestrado en Barbados, el 6 de octubre de 1976, repitiendo la propaganda Castrista. Yo lo animo a que lea un post de Baracutey Cubano para que vea, oiga y lea otra versión diametralmente opuesta de los hechos, no sin antes decirle estas palabras de Humberto Messori: ¨ Pero la búsqueda de una verdad escondida y borrada bien vale el trauma de la lectura ¨.
La URL de ese post es

http://baracuteycubano.blogspot.com/2011/01/entrevista-en-1982-ricardo-mono-morales.html





 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home