lunes, noviembre 12, 2012

Cuba. Orlando Fondevila: HAY ESPERANZA


HAY ESPERANZA

Por Orlando Fondevila

La tiranía castrista siempre lo ha intentado todo para convencer a todo el mundo, y en especial a los cubanos, de que es invencible. Por todos los medios le ha hecho creer a muchos de que su policía política todo lo sabe, de que es imposible rebelarse, de que quienes se le oponen son mercenarios al servicio de Estados Unidos. De que esos Estados Unidos, a través de la historia no han hecho otra cosa que codiciar la posesión de Cuba y de que, para ello, estarían dispuestos a una invasión armada que solo podría resolverse en un baño de sangre y en segura derrota de los agresores. La tiranía siempre ha presumido de la supuesta invencibilidad y genialidad de Fidel Castro, y últimamente en el pretendido pragmatismo del realmente exiguo heredero. También la tiranía ha alardeado siempre de contar con formidables aliados. En tiempos de la Unión Soviética y su Imperio del mal, la tiranía castrista se sentía segura, tanto militar como económicamente. Hoy finge que los avales chino y venezolano son suficientes garantías de sobrevivencia para el régimen.

Por otra parte, utiliza todos sus recursos de chantaje, amenazas y seducción para, por un lado, conseguir la desmoralización de sus oponentes, y por otro, atraerse los recursos necesarios para sostenerse más o menos, más bien menos que más. Y ganar tiempo. El tiempo que necesita la gerontocracia mandante para preparar el terreno a sus herederos, “reformitas” menores de por medio.

Igualmente cuenta la tiranía con el cansancio y la desidia internacional. Conseguir, es su propósito, que en general se olviden de ellos y les acepten, si no como algo normal, al menos como un hecho consumado a largo plazo. Para ello reclaman el aval de los resultados electorales en Venezuela y en Estados Unidos. Aunque simulen lo contrario, están muy esperanzados en que la reelección de Obama produzca en breve plazo cambios favorables para el régimen en las relaciones EE.UU. y Cuba. Mientras tanto, continúan con su implacable acoso a todos cuantos se les oponen internamente, ya sean activistas, periodistas independientes, damas de blanco, blogueros, etc. La violencia alcanza incluso a los que expresan un disentimiento más suave o “moderado”.

Lo cierto es que se percibe cierto desánimo en muchos sectores de la oposición al interior de la Isla. Y muy grave, mucho malestar también dentro de lo mejor y más firme históricamente del exilio. En contraste, repican las campanas de júbilo entre aquellos que por diversas razones, conscientes o no, interesadas o no, juegan el juego de la tiranía. Visto así, a bote pronto, el panorama de la libertad de Cuba se torna desesperanzador.

Pero no. Ese sentimiento de derrota, de que no hay esperanza (al menos a corto plazo), debe ser erradicado de inmediato. Y no por un mero ejercicio de voluntarismo torpe, o de bobo optimismo. Sino porque sí hay esperanza. Porque la historia, nuestra propia historia así lo acredita. Mucho más tiempo tuvieron que enfrentarse los cubanos al colonialismo español. Mayores dificultades tuvieron que encarar nuestros Mambises, también de desunión , también de sectores colaboracionistas, también de escasos aliados en América Latina y en todo el mundo. Pero como recientemente nos recordaba la periodista independiente Tania Díaz Castro, el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, calificaba al poder colonial de “carcomido y caduco”, añadiendo que si nos parecía grande e invencible era porque lo habíamos contemplado por más de tres siglos de rodillas. El poder tiránico de hoy no es invencible, se halla igualmente “carcomido y caduco” y no podemos ni debemos creernos sus ficciones de poder y fortaleza, y mucho menos contemplarlo de rodillas. La tiranía está vencida, aunque sus gerifaltes y alabarderos no lo vean y aunque nosotros no nos lo creamos.

El castrismo se desmorona. Me permito citar a la bloguera Miriam Celaya: “Si se hace un breve recuento de los signos, se puede comprobar que todas las manifestaciones masivas que daban valor escénico a la revolución de los Castro han ido desapareciendo: las marchas “combatientes”, los trabajos voluntarios, las guardias cederistas, las donaciones de sangre maratónicas, las recogidas de materia prima y más recientemente estas fiestas” (las caldosas de los CDR). O también esta reflexión del periodista Luis Cino: “¿Quién para ahora la clonación de jóvenes irreverentes, hedonistas y anti-sistema …que juegan a la disidencia y para colmo se dan el gusto de escribir sus propias bitácoras del desencanto y la rebeldía?

La verdad es que el castrismo es insalvable. No hay Obama, ni Chávez, ni apoyos o experimentos chinos que le salven. Y eso será así mientras exista un cubano dentro de la Isla que no desista y se rebele, y mientras exista un cubano honorable en el exilio que no lo acepte. Levantemos el ánimo. A lo largo de este más de medio siglo hemos sufrido contingencias peores sin abdicar. Ahora, cerca de la victoria, mucho menos.

**********
ALGUNAS OPINIONES DEJADAS

Muy bien por Orlando Fondevila!! 


1 Comments:

At 1:03 p. m., Anonymous Anónimo said...

Muy bien por Orlando Fondevila!!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home