sábado, diciembre 08, 2012

Esteban Fernández: LOS ACTOS CUBANOS

LOS ACTOS CUBANOS


Por Esteban Fernández


A los actos cubanos casi siempre van los mismos patriotas de siempre: "Las mismas caras”.  Son los que demuestran un absoluto respeto por los organizadores que se han pasado más de un mes trabajando para darle lucidez al acontecimiento. 

¿Cuales son los objetivos de los banquetes, reuniones, tómbolas, y hasta guateques criollos?  Son dos: uno, mantener viva la llama de la causa cubana y muy en alto  la antorcha de la libertad, y otro recoger fondos para poder seguir adelante en las actividades. 

Es decir, que los anticastristas se ven obligados a  darles comida y a veces hasta un show artístico a los asistentes, mejor que pedirle una contribución porque muy pocos la darán. 

Los que estamos acostumbrados a estar asistiendo por  medio siglo sabemos eso y entonces aunque un día el pollo lo encontremos medio crudo y la carne de puerco con pellejos y más dura que un palo NOS SONREÍMOS Y NO LANZAMOS NI LA MÁS LEVE CRÍTICA. No hacemos ni una lígera mueca. 

Perfectamente estamos claros en que los que dan los actos no son cocineros, ni camareros, ni son oradores, ni cantantes, ni declamadores. Simplemente son militantes de Alpha 66, o de la Junta Patriótica o del CID o de los Ex Presos Políticos... 

Ah, pero por esas cosas raras de la vida en determinados momentos asisten individuos que han vivido ajenos por completo al ajetreo patriótico y algunos son unos imprudentes y majaderos. No todos, desde luego. 

Van al acto porque alguien los embulló, y creen que van a una pachanga, y que los que laboran en la fiesta son empleados de ellos. Y que los 50 dólares, por ellos y sus acompañantes, que dieron en la entrada los acredita a recibir un servicio especial de primera. Van a la Cofradía de la Caridad del Cobre con ínfulas de que van al Tropicana bajo las estrellas. Se sorprenden cuando tocan el Himno Nacional Cubano porque estaban esperando ver a las Mulatas de Fuego bailando. 

Les voy a contar una de las poquitas discusiones que he tenido en un acto cubano. Fue en una verbena que daba una agrupación cubana. Me acerqué a la cantina donde estaba un grupo de compatriotas tratando de que les sirvieran urgentemente unas cervezas. 

Uno gritaba: “Socio, dame una cerveza Heineken que llevo 10 minutos aquí esperando y me parece que me estás ignorando”... Otro decía: “Yo llegué primero y pedí hace casi media hora una Corona”...  

Hasta ahí yo estaba escuchando las quejas con tremenda ecuanimidad, pero de pronto un hombre de unos 30 años dijo en voz alta: “No entiendo por qué ponen  a un viejo cañengo a servir en la cantina en lugar de tener ahí a un joven bartender”... 

Y como daba la casualidad que “el viejo cañengo” es uno de los cubanos más ilustre y patriota que ha dado el exilio californiano,  llamado Antonio Rotella, ahí me le exploté al tremendo atrevido que lo estaba agitando y le dije:  

“Es cierto que este caballero no es un cantinero profesional, es una persona de avanzada edad, pero  no pertenece a esta organización sino que es dirigente de la Junta Patriótica y está ahí porque dondequiera que lo llamen a servir a la causa él nunca se niega, y tiene mas moral en las suelas de los zapatos que tú en tu cochina cara”... Hizo en alarde de fajarse pero los amigos que lo rodeaban los aguantaron.

Y así usted se encuentra con zangaletones y sus esposas criticando que el agua no está fría, que le falta sal a la carne, que los discursos estuvieron muy largos,  que la próxima vez debían traer a Willy Chirino para amenizar el acto... 

Por eso yo, mis estimados amigos, hace rato que asisto pero no organizo. Ya la época en que le servía de criado a los que no han disparado ni un chicharo en contra del castrismo de acabó. Pero aplaudo con todas mis fuerzas a los que estoicamente siguen manteniendo viva la causa cubana. Dios los bendiga.
********
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

El documental Fidel Castro: la infancia de un jefe, del cineasta francés Daniel Leconte, fue presentado en el Auditorium Saint-Eustache de París en 2005 , en presencia de su autor. Utlizando imágenes de archivos y entrevistando a diversas personalidades que conocieron y compartieron la vida del dictador, los cineastas Daniel Leconte e Ibar Albar, recorren la vida y obra de Castro desde su nacimiento en 1926 hasta 1961 . Hay que destacar las declaraciones del padre Llorente, jesuíta que fuera confesor del niño en el afamado Colegio de Belén de San Cristóbal de La Habana. “Al ser hijo ilegítimo, Fidel tenía que realizar acciones espectaculares, de forma patológica, para poder brillar”.Enrique Ovares, ex-compañero desde el Colegio de Belén, cuenta una serie de anécdotas sobre el carácter de Castro, de su etapa gangsteril en la Universidad de La Habana, su paso por el Partido Ortodoxo y su participación en el célebre Bogotazo. “No parecía cubano, no tenía sentido del humor, no sonreía

Reinerio Ramírez Pereira
*********
A veces hay que preguntarse si los que viven en Cuba y se mantienen disciplinada y activamente participando en las actividades de apoyo al régimen (desfiles, marchas, etc.) se merecen que alguien se preocupe por ellos. Si ni siquiera son capaces de asumir una actitud de discreta abstención, y continúan pasivamente levantando sus manos a favor en las votaciones a mano alzada, entonces se merecen todo lo que tienen
 

3 Comments:

At 10:50 a. m., Anonymous Reinerio Ramírez Pereira said...

El documental Fidel Castro: la infancia de un jefe, del cineasta francés Daniel Leconte, fue presentado en el Auditorium Saint-Eustache de París en 2005 , en presencia de su autor.

Utlizando imágenes de archivos y entrevistando a diversas personalidades que conocieron y compartieron la vida del dictador, los cineastas Daniel Leconte e Ibar Albar, recorren la vida y obra de Castro desde su nacimiento en 1926 hasta 1961 . Hay que destacar las declaraciones del padre Llorente, jesuíta que fuera confesor del niño en el afamado Colegio de Belén de San Cristóbal de La Habana. “Al ser hijo ilegítimo, Fidel tenía que realizar acciones espectaculares, de forma patológica, para poder brillar”.Enrique Ovares, ex-compañero desde el Colegio de Belén, cuenta una serie de anécdotas sobre el carácter de Castro, de su etapa gangsteril en la Universidad de La Habana, su paso por el Partido Ortodoxo y su participación en el célebre Bogotazo. “No parecía cubano, no tenía sentido del humor, no sonreía, no bailaba”, declara sobre Castro.Dariel Alarcón "Benigno" cuenta las anécdotas sobre Castro desde que se incorporó a la Sierra a los 17 años y explica, al igual que Alfredo Afaya y Manuel Ray, cómo funcionaba el gobierno oculto compuesto por los comunistas desde enero de 1959.

Los franceses, gracias a este documental, pudieron ver y escuchar las explicaciones de Huber Matos y Carlos Franqui, sobre el gran manipulador y sus mentiras, su ansia de poder absoluto, etc. Se ven imágenes de calidad sobre la entrada de Matos a Santiago, del Ché a Santa Clara, de Camilo a La Habana y sobre todo de un Castro --al fin eufórico-- entrando sobre un tanque por El Malecón de La Habana.

1ra parte

http://www.youtube.com/watch?v=olQuoJHWfJM&list=UUc3fA27vmfCNuELjBd8lm6A&index=326

2da parte

http://www.youtube.com/watch?v=ms7F8yIqZ6s

3ra parte

http://www.youtube.com/watch?v=iFuxS6II820

final

http://www.youtube.com/watch?v=sAe8z77_gys

 
At 1:21 a. m., Anonymous Anónimo said...

A veces hay que preguntarse si los que viven en Cuba y se mantienen disciplinada y activamente participando en las actividades de apoyo al régimen (desfiles, marchas, etc.) se merecen que alguien se preocupe por ellos.
Si ni siquiera son capaces de asumir una actitud de discreta abstención, y continúan pasivamente levantando sus manos a favor en las votaciones a mano alzada, entonces se merecen todo lo que tienen.

 
At 11:25 a. m., Anonymous Reinerio Ramírez Pereira said...

Documental que explica la incógnita de porque el hombre obedece a pesar de ir contra su voluntad y principios. Cuando la responsabilidad es cedida el hombre, moralmente se justifica y obra cualquier instrucción aún cuando afecta la integridad de otro ser humano. La idea es que a través de un sencillo experimento se compruebe el comportamiento del ser humano en función de un mandamiento o orden, y a que consecuencias se somete.

En 1961 Stanley Milgram, profesor de la Universidad de Yale, realizó una serie de experimentos para determinar el nivel de obediencia a otra persona cuando esta obediencia entra en conflicto con sus valores morales y humanos. Los experimentos se iniciaron tres meses después de que Adolf Eichmann fuera juzgado y sentenciado a muerte por crímenes contra la humanidad durante el régimen nazi en Alemania. Quería responder a la cuestión de si Eichmann y sus complices, un millón de personas, actuaron sólo siguiendo órdenes. Los inesperados resultados dejaron atónitos a todos. Milgram publicó en 1974 Obedience to Authority: an experimental view, donde expuso con detalle la realización del experimento y sus espeluznantes resultados.

El juego de la muerte es un documental coproducido en 2009 por la Radio televisión Suiza y France télévision. El documental describe un experimento realizado en Francia en 2009 para estudiar la autoridad de la televisión y su influencia sobre la obediencia. El experimento es una nueva versión del experimento de Milgram adaptado a las condiciones actuales y su objetivo es medir de manera significativa la interacción entre la autoridad de la televisión y los valores éticos de los sujetos. Se buscaba concretamente evaluar la capacidad de desobediencia del sujeto a órdenes dadas con la autoridad de la televisión cuando estas le hacían infligir daño a otra persona.Asi funciona la sociedad cubana .


El Juego de la Muerte (Doblado al Español)

http://www.youtube.com/watch?v=P7CPKPQV6jc

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home