lunes, enero 14, 2013

Bertrand de la Grange: Autogolpe de Estado en Venezuela


Autogolpe de Estado

********
Mantienen la ficción de que Hugo Chávez sigue gobernando, cuando ni siquiera se sabe si está vivo.
********

Por Bertrand de la Grange
Madrid
13-01-2013


Imaginemos por un instante que, por motivos de salud, el presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, no se hubiera presentado ante el Congreso de la Unión, el 1 de diciembre, para tomar posesión de su cargo, como lo exige el artículo 87 de la Constitución. Los diputados y los senadores habrían designado inmediatamente a un presidente interino "por mayoría absoluta de votos". Y si la ausencia temporal se hubiera convertido en absoluta, entonces el Congreso habría convocado a nuevas elecciones (artículos 84 y 85).

La Constitución venezolana tiene disposiciones similares y, sin embargo, el Parlamento y el Tribunal Supremo de Justicia han decidido ignorar que Hugo Chávez, hospitalizado en La Habana desde el 10 de diciembre, no está en condiciones de asumir la presidencia y le han eximido de la obligación de juramentar el cargo ante la Asamblea Nacional. Mantienen así la ficción de que sigue gobernando, cuando ni siquiera se sabe si está vivo. Antes de someterse a su cuarta operación por un cáncer detectado en Cuba en 2011, el propio Chávez había designado heredero político a su vicepresidente, Nicolás Maduro, que sería el candidato en unas nuevas elecciones.

¿Y entonces por qué, ante la ausencia de Chávez, no siguieron las pautas constitucionales, que obligaban a convocar a las urnas en un plazo de treinta días? Porque ni la cúpula chavista ni sus aliados cubanos querían tomar el más mínimo riesgo de perderlas. Si bien es cierto que Maduro se hubiera beneficiado de la popularidad del caudillo bolivariano y de la emoción provocada por su desaparición, también es verdad que no tiene ni el carisma ni el arrastre de su mentor, que ganó los comicios del pasado octubre con el 55% de los votos.

Todo se decidió en La Habana, que recibe una ayuda generosa de Caracas y se ha convertido en uno de los principales actores en el escenario político venezolano. Allí se reunieron la semana pasada Maduro, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, y otros altos dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Llegaron a un acuerdo, que legitimó unos días después el Tribunal Supremo de Justicia, previamente purgado de sus jueces más independientes. El fallo del Supremo no tiene desperdicio: "A pesar de que el 10 de enero se inicia un nuevo periodo constitucional no es necesaria una nueva toma de posesión en relación al presidente Hugo Chávez en su condición de presidente reelecto". Agrega que el Gobierno podrá continuar en el ejercicio de sus funciones hasta que el mandatario jure formalmente el cargo, pero no pone ninguna fecha límite. Y como colofón, el Supremo no "encuentra méritos" para convocar a una junta médica que certifique el verdadero estado de salud de Chávez, tal y como lo exigía la oposición.

Ese galimatías jurídico no logra tapar el hecho de que estamos ante una violación de la letra y del espíritu de la Constitución, redactada por los propios chavistas en 1999. Para la oposición, la prórroga del mandato del Gobierno anterior constituye una "usurpación de autoridad". Se trata a todas luces de un autogolpe por parte de los que están en el poder. Lo justifican con el argumento de que la salud del presidente Chávez no puede servir de "pretexto para atentar contra las instituciones democráticas" y la "revolución" bolivariana.

Como era de esperarse, esos argumentos han sido bien acogidos por los países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), que reciben de Venezuela todo tipo de donaciones, créditos blandos y petróleo muy por debajo del precio internacional. Todos mandaron a altos cargos para asistir en Caracas al paripé de la toma de posesión virtual de Chávez. Estuvieron allí también el canciller argentino y el presidente de Uruguay, el exguerrillero José Mujica. Los mismos que criticaron duramente en 2009 y 2012 las destituciones, jurídicamente razonadas, de los presidentes Manuel Zelaya (Honduras) y Fernando Lugo (Paraguay), apoyan ahora el autogolpe chavista.

Y no solo ellos. También Brasil, que se presenta como la gran democracia del continente, y la Organización de los Estados Americanos (OEA), que "respeta cabalmente, como no podía ser de otra forma, la decisión tomada por los poderes constitucionales de Venezuela". Y los hay que guardan silencio o dicen generalidades, como Estados Unidos, que no tiene ninguna simpatía por el régimen chavista, pero antepone la estabilidad regional a cualquier otra consideración, incluyendo los derechos democráticos de los venezolanos.


******

 


*********
Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Artículo 231.

El candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de Presidente o Presidenta de la República el diez de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente o Presidenta de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia.

No obstante la claridad de ese artículo 231, el  constitucionalista Hermann Escarrá explica  que el artículo es de aplicación “imperfecta” porque separa dos ideas con un punto y en la segunda idea, no se precisa un día específico para celebrar el acto. Tal parece que dicho constitucionalista, y otros, desconocen el uso normativo del punto y seguido:

 ORTOGRAFÍA ESPAÑOLA

Se pone punto y seguido al final de una oración o periodo que tiene sentido completo si va a seguir inmediatamente la expresión de otra idea que guarda estrecha relación con la idea anterior. La relación puede ser estrecha, por tratarse de la misma idea, considerada desde otro punto de vista, o por tratarse de una idea que desarrolla el pensamiento sobre el mismo asunto.

El artículo de dicho abogado constitucionalista se copia a continuación, no sin antes apuntar que otros abogados constitucionalistas venezolanos dan una opinión contraria a la de Hermann Escarrá.



231 de la Constitución establece que el Presidente puede tomar posesión después del 10E
Nacionales - hace 3 semanas

El constitucionalista Hermann Escarrá explicó que el artículo es de aplicación “imperfecta” porque separa dos ideas con un punto y en la segunda idea, no se precisa un día específico para celebrar el acto. / Cabello: con esa fecha, oposición juega a la ausencia del Presidente

El artículo 231 de la Constitución venezolana establece textualmente: “El candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de Presidente o Presidenta de la República el diez de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente o Presidenta de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia”.

El abogado constitucionalista Hermann Escarrá explicó recientemente  que ese artículo es de aplicación "imperfecta" porque separa dos ideas con un punto y en la segunda idea, no se establece un día específico para celebrar el acto.

"Hay que evaluar si la situación planteada amerita que fenezca el mandato popular o por el contrario, se establece un plazo para evaluar la eventual recuperación del Presidente", explicó el constitucionalista, quien resaltó que es el TSJ quien tiene la última palabra.

Escarrá recordó que la Carta Magna prevé la figura de una junta médica decretada por sentencia del Alto Tribunal y con aprobación de la AN habilitada para evaluar la incapacidad del Presidente para gobernar por razones de salud.

"El problema es si es o no es subsanable el problema de salud del Presidente. Solo los médicos pueden dictaminar si el candidato elegido como presidente puede regresar a ejercer la primera magistratura. Si es así, el tema del día en que se juramenta tendrá otra connotación", aclaró.

Entre tanto, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y titular del Parlamento nacional, Diosdado Cabello, afirmó este sábado que no hay fecha límite para que el presidente de la República Bolivariana de Venezuela sea juramentado.

“No es el día 10 de enero lo que determina la ausencia absoluta. Pónganse a creer”, expresó Cabello.

Denunció que sectores oposicionistas arrancaron una campaña abierta con la que plantean que el próximo 10 de enero es la fecha límite para la toma posesión del Jefe de Estado. Ante esto, Cabello los invitó a estudiar a detalle la Carta Magna.

El mandatario nacional, Hugo Chávez, fue operado el pasado 11 de diciembre en La Habana en donde se recupera progresiva y satisfactoriamente.

VTV con información de EFE
*******************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS
Desde el punto de vista de redacción en ese artículo de la constitución venezolana la segunda oración no es más que un planteamiento de alternativa de la primera mediante una modificación parcial. Pero es que no tiene mucha importancia si un funcionario electo puede presentarse o no a su envestidura (podría haberse roto diez huesos el día anterior y estar en una cama todo enyesado). El hecho intolerable es que hay muchos indicios de que el señor Chávez está totalmente incapacitado para ejercer el cargo *y quienes conocen de su estado lo están ocultando descaradamente*. Saludos. 

Ricardo E. Trelles
*******
Comentario del Bloguista de Baracutey Cubano
Saludos Trelles

En caso de que, por ejemplo, tenga roto diez huesos, el Tribunal Supremo se puede trasladar y hacerle el juramento, lo que sucede es que Chávez muy probablemente esté incapacitado, o quizás muerto, y los miembros del Tribunal Supremo  no son confiables para guardar ese secreto.


1 Comments:

At 12:19 a. m., Anonymous Ricardo E. Trelles said...

Desde el punto de vista de redacción en ese artículo de la constitución venezolana la segunda oración no es más que un planteamiento de alternativa de la primera mediante una modificación parcial.

Pero es que no tiene mucha importancia si un funcionario electo puede presentarse o no a su envestidura (podría haberse roto diez huesos el día anterior y estar en una cama todo enyesado). El hecho intolerable es que hay muchos indicios de que el señor Chávez está totalmente incapacitado para ejercer el cargo *y quienes conocen de su estado lo están ocultando descaradamente*.

Saludos.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home