domingo, enero 13, 2013

Nicolás Águila: Yoani Sánchez habla de lo que no sabe ni vivió sobre la prohibición de los cantantes en Cuba

Nota del Bloguista

Si se van a dar testimonios no deben usarse recursos literarios que falseen dicho testimonios. No debemos exagerar lo terrible que ha sido el Castrismo, porque se pierde credibilidad.

Yoani no vivió esa época, pero su esposo Reinaldo Escobar ( ¨Macho¨  Rico), Nicolás Águila y este que escribe la vivimos, aunque yo menos que Nicolás porque lo mio era el rock y ir al Amadeo Roldán donde casi siempre en esa época se presentaban los artistas del campo socialista de ese género musical que iban a Cuba.  No podía oir a los Beatles, Rolling Stone, Iron Butterfly, Led Zeppelin, Rare Earth, Black Sabbath, Credence Clearwater Revival, Tom Jones, etc., pero sí a los cultivadores de esa  música en Hungria, Bulgaria, Checoslovaquia, etc.; del lobo un pelo. Yoani podía haberse  auxiliado de  los recuerdos de su esposo para escribir ese post, aunque quizás no se atrevió para no despertar en él recuerdos y nostalgias...


A los Meme los vi en una ocasión ¿ en el Flamingo ? cuando un amigo de mi barrio estaba sustituyendo a uno de los del cuarteto me coló al pequeño cabaret, pero lo que más recuerdo de esa noche en la mente, fue a Farah María desde su camerino asomándose a la puerta no totalmente vestida,  pidiendo una prenda interior... Fue poco tiempo antes que Meme pidiera la salida del país. La música de Los Meme me gustó muchos años después. A los cantantes cubanos los veía en los estudios de televisión del edificio FOCSA, más por curiosidad de ver como funcionaba la televisión que por ver a los artistas. Sí fui muchas veces los lunes a Radio Progreso a ver a la Orquesta Aragón; toda regla tiene su excepción  :-)

En Santa María del Mar habían tres clubs: el de los médicos, el de los contadores y el Club Bancario.
 **********************

Tomado de http://lacomunidad.elpais.com/



Yoani habla de lo que no sabe ni vivió

Por Nicolás Águila
Madrid
13 Ene 2013


La prohibición de los cantantes, en Cuba, se limitaba a la radiodifusión y a los espacios públicos. Afirmar otra cosa es exagerar las desgracias reales, ya de por sí exageradas, de la vida que nos tocó vivir en la isla de los absurdos. No hay que trivializar anecdóticamente, con cuentecitos inventados, la brutalidad de la represión castrista en estos 54 años de espantos sucesivos. El CDR (comité de delatores en cada cuadra), a pesar de que se inmiscuía prácticamente en todo, no creo que tuviera instrucciones de vigilar a los vecinos por oír a Meme Solís, tal como da a entender Yoani Sánchez en un post reciente, con motivo del tardío homenaje ofrecido al destacado baladista, el pasado 5 y 6 de enero, en el teatro América de La Habana.

Tampoco le hacía ninguna falta al régimen ese tipo de vigilancia musical. Antes de la era del casete, para perpetrar la muerte artística de una figura en el país de las prohibiciones bastaba con no difundirla por los medios. El deceso civil de Meme estaba absolutamente garantizado tras pedir permiso para irse de Cuba y ser fulminado en la radio por sus infames compañeros del cuarteto. A Meme solo se le permitía actuar en centros nocturnos de quinta categoría, pero no estaba prohibido del todo. De ahí que fuera improbable que el CDR te vigilara por oír sus canciones. O igualmente, si tenías el raro privilegio de poseer discos que no se grababan en Cuba, por escuchar a Nelson Ned o a Julio Iglesias, a quien Yoani describe extrañamente como un “cantautor”. ¿Sabrá ella realmente de lo que habla?

Por otro lado, los chivatos del Comité —o los mismos funcionarios de Cultura, en muchos casos— no podían estar al tanto de la enorme cantidad de artistas incluidos en las listas negras de las emisoras, por lo demás bastante variables. Una relación larga y penosa en la que un mismo cantante era prohibido hoy y permitido mañana, como fue el caso de Joan Manuel Serrat. Al cantautor catalán lo censuraron durante algún tiempo por su ‘pecaminosa’ canción “Poco antes de que den las diez”. Hasta esos extremos pacatos llegó la hipocresía castrista en los años sesenta y setenta, cuando el absurdo y la mojigatería iban de la mano y corriendo.

(Yoani Sánchez y su esposo Reinaldo Escobar)

No pongo en duda que alguien oyera al cuarteto Los Memes “en un volumen muy bajo, con las ventanas cerradas”, ya fuera por paranoia o porque los vecinos fuesen particularmente intrusos y exhibieran eso que eufemísticamente algunos han llamado “exceso de celo revolucionario”, aunque más conocido en el seno del pueblo como chivatería y otros términos más fuertes. Pero un verdadero fan de Meme Solís podría haberse llegado a su show de Santa María del Mar y oírlo en vivo en el antiguo Club Bancario (creo que ese era el nombre), donde no había policía ni CDR que le prohibieran oírlo. Con la ventaja adicional de que siempre había mesas libres.

Allí no estaba prohibido, como solista, el director del emblemático cuarteto cuyos tres restantes vocalistas —tres cuervitos que lo poco que son se lo deben a lo mucho que aprendieron del maestro— lo tacharon públicamente de traidor para poder labrarse una carrera aparte. La única prohibición que pesaba sobre él era, aparentemente, la de no usar el nombre artístico de Meme. El cartel a la entrada del club, casi tan deslucido como el del teatro América en días pasados, lo anunciaba con su verdadero nombre, el que llevaba en el carné de identidad. La vedette Juana Bacallao compartía escena con Meme en el show y, con su estilo peculiar pero con mucho respeto, lo presentaba como el maestro José Manuel Solís. Imagínense. Es como si al Benny lo hubieran obligado a identificarse como Bartolomé Maximiliano Moré.

En ese sitio al aire libre, la mala acústica, combinada con el barullo ambiental, dejaba mucho que desear. Pero no sería peor que oírlo bajito en un disco viejo tocado con un equipo seguramente mono y, además, pasando calor con las ventanas cerradas para que no oyera Fefa la del Comité. Entre el público del ‘Bancario’, por cierto, predominaban los bebedores de cerveza y no la fanaticada nostálgica que se dio cita en el espectáculo homenaje del América, ‘Otro Amanecer’, que es el título de uno de los mayores éxitos del baladista. En la segunda ocasión que me llegué al “Show de José Manuel Solís”, vi a un Meme vulnerable defendiéndose de unos cheos inciviles que lo increpaban groseramente. Fue la última vez que visité esa chusmería de club.
*******


Meme y el tocadiscos de mi padre

Por Yoani Sánchez

Parecía una pequeña maleta de viaje, de puntas redondeadas y en la tapa superior tenía la bocina desmontable. Aquel tocadiscos era el objeto de culto de mi padre y una alternativa a la aburrida programación de la radio y la televisión en los años ochenta. La aguja recorría los finos surcos en el vinilo y la melodía llenaba la pequeña habitación en un acto casi mágico. También teníamos una colección de álbumes bastante reducida: algunos comprados en las tiendas y otros prestados por amigos o parientes. Repetíamos tanto la misma música, que mi hermana y yo nos aprendimos de memoria ciertos boleros y baladas que nada tenían que ver con los gustos musicales de nuestra generación. Recuerdo además que había cuatro discos que sólo se ponían en un volumen muy bajo, con las ventanas cerradas. Se trataba de un long play de Julio Iglesias, otro con canciones interpretadas por Nelson Ned, un tercero de los comediantes cubanos Pototo y Filomeno y aquel de un cuarteto conocido como Los Memes.

Tanto el cantautor español como el brasileño habían sido censurados en los medios nacionales, según se decía, por haber hecho declaraciones críticas sobre el gobierno cubano. Los dos humoristas del patio, por su parte, habían partido al exilio y eso los incluía de lleno en la “lista negra”. Pero, qué pasaba con esos cuatro jóvenes que sonaban divinamente en aquel otro “disco prohibido”. Eran tiempos de no hacer muchas preguntas, así que sólo vine a saberlo un lustro después. Entonces me enteré que José Manuel Solís (Meme) había sido vetado por el simple hecho de pedir en 1969 la salida de Cuba. Durante 18 años aguardó para que le permitieran emigrar, tiempo en que los Torquemadas culturales trataron de borrar sus composiciones de nuestra historia musical. Más de cuarenta años después de aquel obligado silencio alrededor de su persona, se le ha hecho un concierto homenaje en el Teatro América de La Habana, bajo el título “Otro Amanecer”. Así que el sábado 5 y el domingo 6 de enero las canciones de Meme volvieron a escucharse en el país donde nunca debieron haber sido censuradas.

El espectáculo fue una pasarela de excelentes intérpretes, desde las voces más conocidas hasta otras jóvenes y talentosas promesas. A pesar de la mínima –o nula- difusión en la prensa, la sala se abarrotó los dos días de presentación. Los momentos más emotivos ocurrieron cuando en la pantalla principal aparecieron los rostros de algunos artistas exiliados. Maggie Carlés, Albita Rodríguez, Annia Linares, Xiomara Laugart y Mirtha Medina arrancaron grandes ovaciones del público con tan sólo surgir por unos segundos en aquellos videos. Pero la estrella fulgurante fue sin dudas aquel muchacho de Mayajigua que ha devenido en imprescindible cantante, pianista y compositor cubano. Aunque no viajó para el homenaje –declaró que no pensaba venir a Cuba mientras estuviera este gobierno- su presencia fue una constante durante las casi dos horas que duró el concierto.

A todo volumen, sin cerrar las ventanas, sin poner el tocadiscos en un susurro, sin apagar la música cuando tocaban la puerta los vecinos. Por primera vez escuché la música de Meme Solís sin esconderme. Sólo faltaba él para cantarla.
*******
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS


Realmente me abisma con cuanta facilidad se tergiversa la verdadera historia. Para mi nunca hobo cantantes ni musicos prohibidos en Cuba; claro, yo nunca escuchaba radio progreso ni radio rebelde; siempre escuchaba onda corta y emisoras de otros paises. Siempre escuche la musica que me diera la gana y el cuarteto de los memes o como se llamara nunca me llamo la atencion ante un Julio I, Camilo S, Roberto C, Tom J, Natking C, Frank S y muchos otros que se escuchaban en el mundo entero. Unicamente los intorcicados con el regimen que no escuchaban otra radio que no fuera la oficial se enteraron de las prohibiciones. Cuando llegaron las grabadora de cintas y despues las de cassette fue mucho mas facil escuchar lo que quicieras. Nos gusta culpar a Castro de quitarnos la libertad cuando en realidad fuimos nosotros quienes se la entregamos ( digo nosotros por modestia, yo siempre fui libre a pesar de todo) Ahora hay muchos que se razgan las vestiduras con tal de mostrarse como combatientes
******
Nada que haga o diga Yoani se quedara sin un "riflero", lo cierto es que cuando en el peor de los casos Yoani sea un engendro del castrismo , muchas cosas sabemos por ella y otros siquiera se atreven.La historia viene de las experiencias de cada individuo, grupo, etnia , ciudad o nacion y ciertamente vi cosas tremendamente estupidas en nombre de la censura; [mas de una persona me sugirio retirar una virgencita de la caridad del pecho de mis nenes por las consecuencias posibles], lo de la musica censurada era peor que lo que ella narra a veces. ...Ricardo Rodriguez Bosch.
******
Comentario del Bloguista

Desde muchos años antes de Generación Y y aún  antes de que Yoani y Reinaldo escribieran en la revista de ¨Calule¨ ( Manuel  Cuesta Morúa)  ya habían personas escribiendo  bien sobre cosas que aún Yoani ni Reinaldo  se han atrevido a escribir. Si se va a otros sitios como, por ejemplo, Primavera Digital, Infierno de Palo, Círcuo Cínico, Cubanet, revista Vitral,  etc.,se enterará como hay personas en Cuba que llevan muchos años escribiendo bien y fuerte sobre la realidad cubana. Yoani escribe bien, pero no es el non plus ultra ni la que más méritos tiene.
******
Mi memoria no me engaña, estuvo prohibido, no se donde carajo vivían ustedes que no les paso nada, pero en el vedado, la policía te quitaba los discos y los rompía en tu cara, salve uno de Rafael, por que me lo habían traído de Rusia y el policía le cogió miedo, muchas veces que corrimos mi hermano y yo para salvar al "Rubber Soul", que era nuestro único disco de los Beatles y la única razón por la que nos invitaban a las fiestas. El que no les haya pasado en su piel no es razón para negarlo
*******
Comentario del Bloguista

La persecusión  de discos de cantantes y cassetes prohibidos por parte de la policía  existió durante aproximadamente una década, pero es justo decir que no fue tarea generalizada ni priorizada por la Policía Nacional Revolucionaria. Los pantalones estrechos masculinos y  la cabellera larga también tuvieron persecusiones con las mismas características, salvo la recogida alrededor del hotel Capri en el año 1968, si mal no me equivoco. Otra cosa era la constante vigilancia y observación  de la Seguridad del Estado a las personas que tenían  esas características y gustos por considerarlas actitudes diversionistas y extravagantes que iban en contra de la Revolución.
 ********
 si puedo afirmar q se prohibian los cantantes hasta nivel de CDR, Feliciano, Julio Iglesias ect habia q oirlos bajito si no te acusaban de diversionismo y ayy de ti cuando pasaran por el barrio haciendo una verificacion tuya
*********
 Comentario del Bloguista

Lo de Julio Iglesias fue por poco tiempo y después de la muerte del Che Guevara por aquello de¨La vida sigue igual¨, pero hasta su película de corte autobiográfico se exhibió muchas semanas en Cuba en muchos cines y fue. Otro tipo de censura era, por ejemplo, llamar en la radio cubana  a los Credence Clearwater Revival  solamente como ¨Los aguas claras¨¨para ni tocar el tema de la religión o no comentar que la canción ¨Libre¨cantada por Nino Bravo fue compuesta en honor a un joven asesinado que quería huir de la Alemania Oriental o Rpública Democrática Alemana  saltando el muro de Berlín hacia la Alemania Federal. Los guardias de la Alemania comunista le dispararon al joven y lo dejaron morir desangrado . Por cierto, Nino Bravo y los compositores eran socialdemócratas españoles...

4 Comments:

At 11:49 p. m., Anonymous Anónimo said...

Nada que haga o diga Yoani se quedara sin un "riflero", lo cierto es que cuando en el peor de los casos Yoani sea un engendro del castrismo , muchas cosas sabemos por ella y otros siquiera se atreven.La historia viene de las experiencias de cada individuo, grupo, etnia , ciudad o nacion y ciertamente vi cosas tremendamente estupidas en nombre de la censura; [mas de una persona me sugirio retirar una virgencita de la caridad del pecho de mis nenes por las consecuencias posibles], lo de la musica censurada era peor que lo que ella narra a veces. ...Ricardo Rodriguez Bosch.

 
At 12:47 a. m., Blogger Angel said...

Realmente me abisma con cuanta facilidad se tergiversa la verdadera historia. Para mi nunca hobo cantantes ni musicos prohibidos en Cuba; claro, yo nunca escuchaba radio progreso ni radio rebelde; siempre escuchaba onda corta y emisoras de otros paises. Siempre escuche la musica que me diera la gana y el cuarteto de los memes o como se llamara nunca me llamo la atencion ante un Julio I, Camilo S, Roberto C, Tom J, Natking C, Frank S y muchos otros que se escuchaban en el mundo entero. Unicamente los intorcicados con el regimen que no escuchaban otra radio que no fuera la oficial se enteraron de las prohibiciones. Cuando llegaron las grabadora de cintas y despues las de cassette fue mucho mas facil escuchar lo que quicieras. Nos gusta culpar a Castro de quitarnos la libertad cuando en realidad fuimos nosotros quienes se la entregamos ( digo nosotros por modestia, yo siempre fui libre a pesar de todo) Ahora hay muchos que se razgan las vestiduras con tal de mostrarse como combatientes disidentes o lo que sea, cuando en realidad nunca fueron libres y siempre comulgaron con el regimen.

 
At 6:25 a. m., Blogger Fidel pro democracy said...

Mi memoria no me engaña, estuvo prohibido, no se donde carajo vivían ustedes que no les paso nada, pero en el vedado, la policía te quitaba los discos y los rompía en tu cara, salve uno de Rafael, por que me lo habían traído de Rusia y el policía le cogió miedo, muchas veces que corrimos mi hermano y yo para salvar al "Rubber Soul", que era nuestro único disco de los Beatles y la única razón por la que nos invitaban a las fiestas. El que no les haya pasado en su piel no es razón para negarlo.

 
At 4:07 a. m., Anonymous juan si nada said...

si puedo afirmar q se prohibian los cantantes hasta nivel de CDR, Feliciano, Julio Iglesias ect habia q oirlos bajito si no te acusaban de diversionismo y ayy de ti cuando pasaran por el barrio haciendo una verificacion tuya.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home